¿Qué son las participaciones preferentes?

Las participaciones preferentes se definen como un producto financiero altamente complejo y difícil por tanto de comprender por una persona carente de conocimientos en el mundo financiero. Si tu historial de inversiones se limita al típico plazo fijo, las preferentes no son para ti.

Sin embargo, estas participaciones fueron ofrecidas a un gran número de personas en nuestro país  sin ningún tipo de conocimiento financiero con la apariencia de ser un producto muy rentable y beneficioso para el cliente, sin que el producto tuviese, en principio, ningún tipo de perjuicio o desventaja. La inversión no corría peligro de perderse.

 

Ahora bien, el tiempo ha demostrado que este producto es altamente complicado de comprender para el consumidor normal, por lo que hace que se requieran conocimientos financieros importantes para entender el alcance y significado real de las participaciones preferentes.

Los bancos y entidades financieras, pese a ello, vendieron este complicado producto a miles de ahorradores, muchos de ellos jubilados, sin que se les explicase el significado real del producto que compraban.

Venta de un producto que se realizó, en ocasiones, por el personal del banco sobre la premisa de una larga relación de confianza entre el cliente y el director o empleado de banca, quienes aseguraron a los clientes que era un producto similar al plazo fijo (como así coinciden la gran mayoría de testimonios de afectados por preferentes).

Como se ha podido demostrar tiempo después, las participaciones preferentes suponen que el inversor no tenga – por ejemplo- derecho a voto en las Juntas de las empresas en las que tiene participaciones, por lo que son socios pero sin posibilidad de intervenir en las decisiones que afectan a su propia inversión. Otra característica de las participaciones preferentes es que carecen de vencimiento, es decir, son a perpetuidad (salvo que se reserve el derecho a los cinco años de cancelación bajo una serie de condiciones) o se establece un plazo de vencimiento imposible: 31 de diciembre de 9.999 (increíble, ¿verdad?).

 

 Acciones Bankia

Al igual que las preferentes, las acciones de Bankia han supuesto perdidas económicas importantísimas a todas aquellas personas que – bajo la creencia de comprar un producto de una Entidad solvente- adquirieron las mismas.

La OPS de BANKIA, se publicó en el Folleto informativo inscrito en el Registro Oficial de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con fecha 29 de junio de 2011, haciéndose saber que se cumplía con toda la normativa aplicable al respecto.

Las acciones de Bankia debutaron en el parqué bursátil, el 20 de Julio del año 2011, el precio de salida fue de 3,75 € por cada uno de los títulos, lo que supuso una notable rebaja en el valor de las acciones ya que las previsiones expuestas en cuanto al valor de mercado era de 4,00 y 5,05 euros el primer día de cotización lo que debería de haber comportado para los compradores un beneficio de 0,25 a 1,30 euros por acción, no siendo esta la realidad para los inversores.

Las acciones de Bankia han supuesto para los inversores la perdida de lo invertido pero además la perdida de los beneficios que, según la Entidad, eran factibles y fácilmente alcanzable.

Si te has visto afectado por alguno de estos productos financieros no lo dudes más, escríbenos y procederemos a emitir un informe personalizado de tu caso.